Tener una autoestima alta ha sido verificado científicamente y van desde tener una mayor claridad mental y ser más feliz, hasta sentirse más motivado, estar menos propenso al estrés y la ansiedad, y tener una mayor inteligencia emocional.