La hormona encargada del crecimiento del cuerpo se segrega principalmente mientras estamos durmiendo.

Es por ello por lo que es de vital importancia que los niños puedan dormir y descansar al máximo.