Aprender a reconocer mis emociones

emociones

Todos sabemos que las emociones dirigen gran parte de nuestra vida y determinan muchas de  nuestras decisiones, por eso es muy importante aprender a reconocerlas.  Hay situaciones en que las identificamos fácilmente, pero en muchas otras no nos damos cuenta de ellas y llegan a provocarnos situaciones indeseables o incómodas. No somos conscientes de algunas de estas emociones porque hemos aprendido que son “indeseables” y, sin darnos cuenta las ocultamos pretendiendo así no sentirlas. La verdad es que las emociones no son buenas ni malas; todos llegamos a sentir celos, miedo, enojo, tristeza, etc. en diferentes momentos de la vida, sin importar la edad que tengamos o lo inteligentes que seamos. No podemos hacerlas desaparecer pero si podemos aprender a regularlas y para lograrlo necesitamos reconocerlas en lugar de negarlas y ocultarlas.

Con esto en mente te presento tres situaciones que tienden a ser causadas por emociones “ocultas”:

  • Cuando alguien te cae mal. Dicen que lo que te choca te checa. Por supuesto, puede ser que esa persona tenga aspectos desagradables que justifiquen tu rechazo; pero cuando una persona te cae muy mal, en especial cuando prácticamente no la conoces, vale la pena preguntarte ¿Qué representa para mí esta persona? Tal vez veas en ella cosas que no te gustan de ti, puede que sea un espejo que no quieres tener que mirar. Tal vez esa persona tenga cosas que admiras pero no te gusta sentir que él/ella las tiene y tú no –por cierto, este sentimiento se llama envidia y es uno de los más difíciles de admitir-. En todo caso es una oportunidad, si te atreves a tomarla, de conocer un poco más de ti y de desarrollar aquellas cualidades que te gustaría tener en lugar de envidiar a quién sientes que sí las tiene.

 

  • Cuando te enfermas mucho. Es bien sabido que las enfermedades tienen, en muchos casos, orígenes emocionales. Si ya acudiste al médico y no hay nada particularmente extraño contigo, considera hacer un análisis de qué emoción (o emociones) pueden estar estresando a tu cuerpo de tal manera que tus defensas bajen constantemente. Las enfermedades pueden tener origen en diversas emociones y tal vez te sorprenda que no tienes que escarbar mucho para encontrar la causa de la tuya.

 

  • Cuando pospones una tarea importante. Cuando debes realizar una tarea que sabes es importante y aun así encuentras siempre la forma de dejarla para después, es muy probable que el prospecto de hacerla esté provocándote una emoción que tratas de evitar sentir. Tal vez la tarea te genere angustia por no saber cómo hacerla, o tengas miedo de hacerla mal y sentirte tonta o inadecuada. En todo caso, te recomiendo que, cuando pienses en dicha tarea, pongas atención a la emoción que surja cuando la traigas a tu mente y esto te dará un indicio de por qué te está siendo tan difícil comenzarla.

Descubrir las emociones que esconden éstas y algunas otras situaciones puede ser un camino incómodo y difícil al principio, pero vale la pena recorrerlo porque mientras más te conozcas más podrás calmarlas y controlarlas en lugar de que ellas te controlen a ti.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *